Doctora Leiva

Tratamiento del Dolor y Acupuntura

Archivo para la etiqueta “remedios caseros”

Alergia: Medicina Natural

Soledad me pregunta sobre tratamientos naturales para la ALERGIA.

La alergia consiste en una hipersensibilidad del sistema inmune, un estado de reacción anómala, a sustancias que en otro momento de la vida, o a otras personas no le produciría reacción, al ponerse en contacto con sustancias que hay en el ambiente o que aparecen estacionalmente como el pólen. El sistema defensivo humano tiene como su primera barrera el sistema respiratorio que en medicina china, controla la piel y la nariz, y es por ello que las primeras reacciones alérgicas aparecen en dichos órganos: respiración, nariz, vias respiratorias y en la piel. Con la exposición a estos alérgenos, estas personas con el sistema inmune debilitado o “despistado”, presentan reacciones que con el tiempo se presentan intratables con los remedios de la medicina alopática, como son los corticoides y los antihistamínicos, y que como último recurso hacen uso de las vacunas intensivas.

La Medicina Tradicional China explica la alergia como un proceso de calor en la sangre, al que se pueden añadir elementos como el viento, la humedad y la sequedad. Todo ello se puede combatir con correcciones alimentarias y con remedios encaminados a reforzar el sistema inmunológico a través de estimular a los órganos que tienen que producir los esteroides endógenos. También la acupuntura sirve como una terapia potente para reforzar el sistema inmune.

Es fundamental la modificación de la alimentación, introducir alimentos como la miel, que contiene partículas de polen que hace que se comporte como una vacuna natural; infusiones de te verde que potencia la inmunidad; infusiones de ortiga; evitar lacteos derivados de proteinas de vaca ya que son alergénicos; la ingestión de probióticos; inhalaciones o infusiones de menta; consumir magnesio, ya que este mineral a través de alimentos como almendras, semillas de girasol y vegetales de hoja verde oscuro, producen una relajación de la fibra lisa muscular de la vía respiratoria y favorece la respiración; por supuesto la Vitamina C, bien en alimentos ricos en ella o a través de suplementos.

Depurar el organismo y también la sangre, es de gran importancia en estos pacientes, para ello recomiendo la mezcla natural de plantas llamada Yap 14, de laboratorios Equisalud,  y que tiene plantas como el diente de león o la bardana y la borraja, todas ellas conocidas por su acción sobre la piel.
Remedios naturales de homeopatía, también me parecen un recurso interesante a probar.

Todo ello antes de comenzar un régimen de vacunación que no es totalmente inocuo ni seguro.

Ya me contaréis cómo evoluciona vuestra alergia. Un saludo!

Anuncios

Desensibilizando el dolor

In wrong cloth / En tela equivocada

El dolor y el miedo comparten muchos puntos en común, quizá más de los que creemos. Si nos paramos a pensar ambos términos son superponibles en muchas circunstancias.

En el dolor crónico, el miedo es el sentimiento predominante de todos aquellos que lo acompañan. Hay miedo a sentir la sensación desagradable física, hay miedo a no poder realizar las actividades cotidianas, a no poder trabajar, a no poder estar con los amigos, con la familia, hay miedo a que nos sorprenda, hay miedo a que no desaparezca, hay miedo a que sea el síntoma de una enfermedad incurable, de que oculte un gran daño… Hay tanto miedo en el dolor crónico, que el paciente se siente paralizado.

Cuanto más tiempo ha padecido un paciente dolor, el simple pensamiento, la realización o la visión de aquellas actividades que normalmente desencadenan el dolor, lo desencadenarán. Ocurre de forma parecida a cuando desarrollamos una fobia.

Por razones muchas veces desconocidas, animales, situaciones, espacios, nos provocan pavor. Esta personificación del miedo se denomina fobia. Las fobias provocan muchos síntomas físicos en las personas que las padecen, tales como sudoración, taquicardia, pérdida de conciencia, etc. Normalmente si se evita el objeto o situación que la provoca no desaparece el problema, ya que en cualquier circunstancia no controlable, esos desencadenantes pueden aparecer inesperadamente. El mejor tratamiento para las fobias es la desensibilización.

Esta terapia consiste en la aproximación sucesiva del sujeto a situaciones que le producen las conductas asociadas con la fobia. Se realiza de una forma muy gradual y continua. De forma que en un periodo extendido en el tiempo la persona sin darse cuenta se encuentra junto a los objetos o en las situaciones que le producían tanto terror. El vencer de esta forma la fobia provoca una sensación de éxito y un gran empuje de ánimo y poder para el paciente.

En el dolor se ha visto que este paradigma de tratamiento también se puede aplicar y que junto con muchas otras terapias formaría parte del inicio del tratamiento.

Aunque funciona mejor para dolores neuropáticos, se ha visto que puede ser útil en todos los dolores crónicos, no tiene efectos adversos, aunque requiere interés y compromiso. Definitivamente, vale la pena problarlo.

Para la desesibilización del dolor el paciente tiene que practicar a diario, por un periodo de 2 a 4 semanas fijando su atención en movimientos en videos/películas o de la vida diaria de la gente, también fotografías o imaginando situaciones en las que otra gente mueve la parte del cuerpo que el paciente tiene dolorida. Ejemplo: si se tiene dolor lumbar, acercarse a ver trabajadores cargando y descargando cajas de materiales pesados, o videos de you tube en los que se haga eso. De esta forma se trabaja reeducando al cerebro, a la corteza cerebral, a que se puede mover esa parte del cuerpo sin presentar dolor.

En algún momento del futuro, el cuerpo, aquella parte corporal enferma comenzará a reproducir los movimientos que ha ido grabando con todos los sentidos e irá perdiendo el miedo, ese sentimiento enorme que vive en el dolor. De esta forma, estoy segura, la victoria de los tratamientos sucesivos estará servida.

Dolor de rodilla como marcador de vitalidad

El dolor de rodilla o gonalgia, es un síntoma resultado de diferentes patologías que afectan a las rodillas y que pueden incluir desde lesiones traumáticas, hasta enfermedades que en su evolución gradualmente afectan a esta importante articulación del cuerpo.

Imagen tomada de Google images

Puede afectar a las superficies articulares, los ligamentos que soportan dicha articulación, los menismos que amortiguan la relación de superficies óseas o los tendones que anclan los diferentes músculos que pasan por la rodilla y ayudan en su movimiento.

Las patologías que más comunmente se asocian con la rodilla y con dolor en dicha articulación es la artritis y artrosis. La primera ocurre en el contexto de una enfermedad sistémica autoimmune (artritis reumatoide), que afecta a las articulaciones, que se caracteriza por rigidez y dolor de las mismas, que puede estar acompañada de inflamación, enrojecimiento y a veces hinchazón y derrame de la misma. En la artrosis ocurre una degeneración de las superficies articulares debido a la edad y/o hábitos sedentarios que provoca depósitos de calcio y otras sustancias en dichas superficies que puede provocar un cuadro de dolor crónico.

Otra común afectación son las tendinitis, que consisten en inflamación de los tendones que rodean la articulación. También tenemos en la población de edad media lesiones traumáticas del tipo: fisura/rotura/desgarros de meniscos o ligamentos y los esguinces.

Todas estas patología provocan dolor. Un dolor que normalmente, como he dicho, se tiende a cronificar.

Según la Medicina Tradicional China (MTC), la rodilla es una articulación que está asociada el órgano y canal de riñón, que en dicha medicina es el portador de la energía esencial del individuo, aquella con la cual nacemos. De ahí que no sea frecuente observar problemas de dolores de rodilla en la población muy joven, aparte de lesiones o en el seno de enfermedades autoimmunes, que normalmente tienen carácter hereditario. Es un problema que suele aparecer en situaciones en las que hay desgaste de nuestra energía, agotamiento físico o mental. Le afecta mucho y mal el frío y la humedad, factores de los cuales hay que protegerse en los problemas de esta articulación. El dolor según la MTC se debe a la obstrucción de la circulación de sangre y energía por los canales.

Siguiendo esta filosofía enumero una serie de consejos que puede realizar el paciente en casa y que pueden reducir el dolor a la mitad:

  • Automasaje de la rodilla, al menos semanal. Revisar el artículo que pongo en enlace sobre masaje. Pongo auto aunque si el masaje lo hace otro miembro de la familia, es mucho más agradable y quizá funcione mejor. En dichos puntos se puede colocar un esparadrapo con un grano de arroz, de forma que haga presión sobre puntos de acupuntura; técnica que reducirá por acupresión el dolor.
  • Cambio de hábitos de vida: evitar sedentarismo. La inmovilidad de la articulación, favorece la acumulación de sangre y sustancias que al acumularse en la zona inmóvil favorecen la dificultad de movimiento y con ella el dolor.
  • Pérdida de peso o mantenimiento de un peso adecuado a la edad y estatura de la persona. Tener presente que la obesedad es el resultado de no consumir la cantidad de calorías que se ingieren. Reflexionar sobre el tema, y pedir ayuda en esta linea si se necesita.
  • Calor suave en la articulación. El calor hace que la sinovial (“lubricante”) de la rodilla esté más fluido y facilite el movimiento de las superficies, el movimiento reduce el dolor. Evitar ejercicios en frío.
  • Ejercicios suaves de la rodilla para ir aumentando en amplitud de movimientos e intensidad de los mismos, conforme vayamos calentando y mejorando el estado de forma se reducirá el dolor. Ver el video al final de la entrada.
  • Restringir el uso de rodilleras para cuando se va a realizar ejercicio brusco o cuando se va a exponer la articulación a situación de desgaste y mucho frío. La rodillera al ejercer de ayuda externa a la articulación, como la que hacen naturalmente los ligamentos y músculos de la rodilla, evitaría un mayor fortalecimiento de dichos tejidos, al ser usada de forma rutinaria.
  • Dormir, comer y descansar adecuadamente.
  • Sonreir ante todo. La sonrisa estimula los mecanismos internos de control y modulación del dolor.
El enlace lo he hecho a un video del Maestro de QiGong y Terapeuta Jorge Beltran que ofrece un estupendo portal el cual recomiento que se llama Recupera tu salud con QiGong.

Una vez que un paciente con gonalgia ha realizado estos sencillos consejos el problema de dolor se habrá reducido a la mitad o menos y la sensación de triunfo y control sobre su cuerpo será tal que la rodilla dejará de ser un problema.

Para terapeutas interesados aquí hay un estudio interesante sobre uso de ventosas, calor y acupuntura en problemas de gonalgia, realmente inspirador!. ¿Tú qué opinas?

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: