Doctora Leiva

Tratamiento del Dolor y Acupuntura

Archivo para la etiqueta “biología del dolor”

El Mundo Secreto del Dolor

El dolor es una percepción

Una percepción, es el procesamiento que realiza nuestro cerebro de alguna de las informaciones que provienen de nuestros sentidos. Fácilmente se entienden las percepciones que proporcionan los sentidos del gusto, oido, vista, olfato; casi toda persona es capaz de entender que si algo falla en el sistema de percepción, en el órgano del sentido, o en el tracto nervioso que lleva la información al cerebro o en el cerebro mismo, la percepción va a estar alterada; por ejemplo, un cañonazo puede no ser percibido o quizá un mínimo sonido ser percibido como un sonido horrible, quizá hasta hiriente, por nuestro cerebro, si algo falla en estos receptores, transmisores y procesadores centrales. Incluso, si nuestra atención, está puesta en algo muy importante para nuestro cerebro, un sonido que en otras circunstancias se podría percibir claramente, ni siquiera se va a registrar.

No he mencionado el sentido del tacto, y su percepción, o procesado central, que dependiendo de su interpretación a nivel cerebral, puede ser de placer, tacto o dolor.  Sin embargo, muchos aspectos pueden modificar cómo un mismo estímulo “lesivo”, en un momento determinado nos puede provocar un dolor terrible y en otro momento determinado, puede que ni siquiera sea percibido por nuestro cerebro, y por consiguiente, no lo notemos. Ello va a depender de la importancia que se le de a dicha información por parte de nuestro cerebro. Pasa en  el dolor agudo, por ejemplo, cuando alguien está corriendo de algo peligroso, puede que se lesione una parte del cuerpo en la carrera y no lo notará, hasta que su cerebro deje de darle prioridad a dicha carrera. En el dolor crónico, algo falla en el sistema de transmisión y procesado, porque o bien existe una transmisión continua de información por parte del sistema de transmisión de información “tactil” al cerebro, o una continua memoria de esa sensanción dolorosa corporal, que va repitiendo de forma continua nuestro cerebro; ello funciona de forma independiente, quizá podría ser comparado a tener un zumbido continuo en los oidos.

En el caso del oido, casi todos entendemos que a veces se pueden tener ruidos en el oido por fallo en el sistema de percepción o recepción, sin embargo, en el dolor crónico, existe una continua ansiedad ligada a la búsqueda de la lesión que provoca dicho dolor.

Mucho nos queda por aprender del dolor, tanto agudo como crónico. Durante los últimos años, han sido enormes los pasos que se han dado hacia el descubrimiento de la biologia y neurociencia que se esconde detrás de la percepción dolorosa. Sin embargo, muchos de dichos descubrimientos, no se han sabido explicar al público en general, y existe una gran ansiedad ligada al desconocimiento de lo que pasa en el dolor. Más debemos hacer los profesionales en el campo de la educación en el dolor y mayor debe ser nuestro trabajo colaborativo con nuestros pacientes para conocer qué repercusiones clínicas tienen esos descubrimientos biológicos en la clínica.

Os dejo este video de 2011 de la BBC, en el que se intentan explicar muchas de las cosas que ocurren a nivel biológico en la percepción del dolor. Para ello utiliza como hilo argumental a una familia italiana que es incapaz de percibir el dolor, debido a un problema genético y a raíz de aquí el Prof John Wood, especialista en genética, trata de explicar qué ocurre a nivel biológico para estas alteraciones en el tacto y el dolor.

Muy interesante documental, os lo recomiendo. Está en inglés, así podéis practicar. Ya me comentaréis que os parece!

Anuncios

Navegador de artículos